Beneficios de la ropa de algodón orgánico

La historia del algodón es tan antigua como el nacimiento de la civilización. Su descubrimiento se remonta al menos a 7.000 años, cuando se encontró la primera prueba de su existencia en Perú. Se cree que la fibra, obtenida de las semillas de las plantas Gossypium, ya era utilizada por los aztecas. Sin embargo, los primeros hallazgos datan del 2700 a. C. y se encontraron en Pakistán, quien es hoy en día uno de los mayores productores de algodón del mundo.

Fue alrededor de 800 d.C. que el algodón se importaba a Europa y, en particular, a Sicilia. Tras la Revolución Industrial, y por tanto con el nacimiento de las primeras máquinas diseñadas para procesos productivos, el algodón se extendió por todo el hemisferio occidental, favorecido por comercio entre el Reino Unido y las colonias americanas.

En el siglo XX, su importancia comienza a tornarse estratégica para la industria de la moda gracias a la introducción del denim, hecho que hace crecer su popularidad aceleradamente. Es aquí cuando, para cumplir con los dictados de la producción masiva, se evidencia el uso de técnicas dañinas para el medio ambiente: el suelo comienza a ser tratado con fertilizantes químicos y pesticidas y, a su vez, la demanda de tejidos con tintes potencia el uso de plomo ácido y blanqueadores nocivos. Es años después que, debido a la creciente crisis ambiental derivada de dichas prácticas, se comienza a hablar, en cambio, del algodón orgánico, una fibra cultivada con un mayor respeto por la humanidad y el medio ambiente.

El algodón orgánico tiene la misma calidad y características que el algodón convencional, pero sin repercutir negativamente en la naturaleza, planteando una alternativa viable y sostenible para la industria textil. El mismo se cultiva a partir de semillas no modificadas genéticamente y sin el uso de pesticidas, insecticidas ni fertilizantes. A diferencia del algodón convencional, los agricultores ecológicos usan métodos agrícolas tradicionales como la rotación de cultivos, ganadería mixta o siembra directa para conservar el suelo en buen estado. Según algunas fuentes, el algodón orgánico necesita hasta un 71 % menos de agua que el convencional (se estima que se necesitan 2.700 litros de agua para producir una sóla camiseta de algodón convencional). Sin duda alguna, los materiales orgánicos marcan la diferencia para bien. 

Hoy en día, existen varias organizaciones que certifican las buenas prácticas en los procesos de cultivo y tratamiento del algodón orgánico: GOTS, USDA-NOP, Organic Content Standards, IVN y Naturland, entregando pruebas legítimas y verdaderas a los consumidores de la procedencia ecológica de los textiles.

¿Cuáles son las principales ventajas del algodón orgánico?

El algodón orgánico tiene muchísimas ventajas, tanto para las personas como para el planeta:

Para las personas:

  • Los agricultores de algodón orgánico no se exponen a sustancias nocivas durante el proceso de plantación y cosecha.
  • Es más suave y fresco para la piel. Al estar libre de residuos tóxicos, la prenda es más transpirable.
  • Es hipoalergénica, apta para la piel sensible e ideal para bebés con piel atópicas.
  • La tela de algodón orgánico es más resistente y duradera, ya que no se somete a tratamientos con productos químicos agresivos. Eso sí, siempre que no se utilicen tintes o blanqueantes no naturales
  • El algodón certificado GOTS, la certificación más exigente de la industria, garantiza los derechos sociales de los trabajadores involucrados en el proceso y, por tanto, evidencia unas condiciones de trabajo dignas de los involucrados en su fabricación. 

Para el planeta:

  • Beneficia al medioambiente, respetando los recursos naturales, reduciendo la contaminación del suelo, del aire y del agua. 
  • Utiliza fertilizantes orgánicos para su cultivo
  • Se reducen los pesticidas y de este modo la toxicidad de aire, suelo y aguas.  
  • El ahorro de agua durante su producción es de casi el 70% con respecto al convencional 

La demanda de productos orgánicos por parte de los consumidores está en evidente aumento y entendemos que, al ser una necesidad, se espera que la industria se torne cada vez más sostenible. Por ello, notamos que muchas marcas de moda, grandes y pequeñas, declaran su intención de que en un futuro próximo el 100% del algodón que utilicen en sus colecciones será solo orgánico y certificado como tal. Quizás una declaración de buenas intenciones no sea suficiente para definir una industria verde del todo, pero es realmente esperanzador el nuevo enfoque ético de los negocios. 

Para TRE, el significado de moda sostenible engloba un diseño bonito por dentro y por fuera. Creamos prendas que no impactan negativamente en lo social y en lo ambiental y es algo que, sin duda, nos define como marca. Nos enorgullece decir que el algodón utilizado en nuestras colecciones es orgánico certificado, lo que nos permite crear prendas versátiles y únicas que, en combinación con otros materiales sostenibles, resultan ecológicas y de calidad superior.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.